El padre de la criatura

9 de agosto del 2017 Otros cuentos No hay comentarios

Nació en un caserío llanero, un varón al que su madre dio por nombre, Nicasio. El chamaco tenía los ojitos color café, el pelo indio y profundamente negro, unas orejitas redondeadas y la piel blanca como bañado en leche recién ordeñada. Era un perfecto espécimen del que no se sabe a qué raza de la humanidad atribuirle su presencia en el mundo, pero era un bebé de una extraña belleza, muy vivaz y que además comía mucho, más que un remordimiento. Su padre, el capataz Remigio, estaba orgulloso, hombre robusto, alto, de esos sabaneros que no le temen a nada ...

Le informamos que este sitio usa cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio estas aceptando su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar