Érase una vez en un lejano pueblo una pequeña niña que tenía una abuelita muy bonita y dulce, esta niña quería y amaba mucho a su abuela y su madre, esta niña era muy colaboradora y le gustaba mucho ayudar en todos los quehaceres de la casa, nunca fallaba en ayudar a su madre y su abuela.

Como la niña era tan buena con su madre y abuela, ellas decidieron hacerle un gran regalo, su abuelita le tejió una linda caperuza roja debido a que la niña estaba de cumpleaños.

 

El regalo fue tan maravilloso para la niña que no se quitaba por nada del mundo su caperuza roja, pronto todas las personas del pueblo comenzaron a llamarla la niña de la caperuza roja y otros la caperucita roja.

 

Pasaron meses y de repente un día fuera de lo normal la abuelita de caperucita roja se empezó a sentirse muy mal, tanto fue así que termino enfermándose, la madre de caperucita al ver que su mamá “la abuela” estaba así decidió decirle a caperucita roja que fuera al pueblo para conseguir medicina.

 

La abuela de caperucita roja vivía en las profundidades del bosque, como no consiguió nada en el pueblo regresa con su madre.

 

La mamá de caperucita le dice: “caperucita tu abuela enfermó, así que prepare esta rica torta y una cesta repleta de muchas frutas y con un gran tarro de mantequilla, necesito que por favor vayas y se le lleves” caperucita roja como ama a su abuela acepta encantadamente la asignación de su madre.

 

Como no podía faltar la niña sale con su caperuza roja -la que le regalo su abuela- y su madre con mucho amor le dice: “caperucita hija ten mucho cuidado en el bosque y no hables con extraños, muchos menos te vayas a entretener en el bosque” y caperucita roja contesta a su madre: ¡si mami te amo mucho!…

 

Caperucita roja parte camino al bosque, va adentrándose en el bosque muy tranquilamente, cuando de repente la niña observa una figura que la observa, al percatarse bien ve que es un lobo la que la está observando. El lobo se acerca a caperucita roja y intenta establecer una conversación con ella, empieza a decirle:

-lobo: oye tu eres esa niña que todo el mundo menciona en el pueblo, eres caperucita roja ¿verdad?

– caperucita: ehh, si yo soy caperucita roja…

-lobo: y… ¿A dónde vas caperucita?

-caperucita roja: voy a casa de mi abuela que voy a llevarle unas cosas que les preparo mi mami, mi abuelita se siente un poco mal así que le llevo provisiones, le llevo esta rica torta y una cesta repleta de muchas frutas y con un gran tarro de mantequilla.

 

El lobo apresuradamente le dice a caperucita que él quiere acompañarla a conocer a su abuelita, caperucita roja confiada acepta la compañía del lobo, el lobo le dice q caperucita que se dividieran por dos caminos para hacer una competencia de quien llegaría más rápido, caperucita roja como lo vio divertido acepto la apuesta.

 

El lobo muy vivo manda a caperucita roja por el camino más largo del bosque y él se va por el más corto, el lobo logro llegar mucho antes a la casa de la abuela, así que se hizo pasar por caperucita para engañar a la abuela y toca la puerta de la casa de la abuelita, el lobo no sabía que un cazador de la zona lo vio cuando se disfrazó y toco la puerta de la casa de la abuela.

 

La abuela pregunta ¿Quién es? Y el lobo contestó “abuelita soy yo, caperucita” y la abuelita confiada dejo pasar al lobo pensando que era su nieta caperucita. Al entrar el lobo se dirige a donde la abuela y de un solo bocado se comió a la abuelita, así que para engañar a caperucita se disfraza de su abuela con un camisón y espera la llegada de caperucita.

 

Caperucita demoraba en llegar, pues se había puesto a recoger flores y avellanas, al llegar a la casa toca, el lobo imitando a la abuela le dice: ¿Quién es? , contesta caperucita: abuelita linda soy yo tu nietecita caperucita, he venido a traerte una rica torta y una cesta repleta de muchas frutas y con un gran tarro de mantequilla.

El lobo responde, que bien mi niña pasa adelante, y caperucita nota algunos cambios:


– ¡Abuelita, pero que ojos más grandes que tienes!
– Sí mija, son para poder verte mejor
– ¡Abuela bella, pero qué orejas tan grandes posees!
– Claro caperucita, son para poder oírte mejor…
– Pero abuela hermosa, ¡qué dientes más grandes que tienes!
– El lobo muestra su identidad y dice: SII… ¡¡Son para comerte mejor!!

 

En medio de todo el lobo se come a caperucita y le queda la barriga hinchada, el cazador decide correr a la casa y consigue al lobo dormido porque había comido mucho, y ve la panza del lobo grande, el cazado sospecho lo que había pasado así que le abre el estómago al lobo para poder sacar a caperucita y a la abuela.

 

El cazador logra sacar a caperucita roja y a su abuela de la panza del lobo y decide darle una lección al lobo, cuando el lobo despierta va a tomar agua a un pozo y de repente cae al pozo y muere ahogado, caperucita y su abuela regresan a casa, y caperucita entendió la importancia de hacer caso a su madre.