Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Pedro y el lobo feroz

» » Pedro y el lobo feroz

Había una vez un joven pastor en un pueblo de aldeanos en el que todos se llevaban muy bien y vivían en armonía. El pastor se llamaba Pedro y tenía una buena cantidad de ovejas que pastaban por todas partes y con las que el pueblo estaban muy contentos.

Pedro como estaba solo a menudo se aburría y no sabía bien qué hacer para divertirse cuando estaba observando y dando de comer a sus ovejas así que ideaba juegos, canciones, adivinanzas y muchas otras cosas que podía hacer solo para divertirse así el tiempo, se le pasaba mucho más rápido.

Un día cuando ya nada le divertía estaba paseando por el campo y como una travesura cualquiera se le ocurrió gritar “que viene el lobo” Los vecinos muy preocupados fueron todos a socorrerle porque no querían que el lobo feroz se comiera todas las ovejas del rebaño y Pedro, terminara por quedarse sin nada pero al llegar allí, se dieron cuenta de que Pedro se estaba riendo de ellos.

Los vecinos muy malhumorados volvieron a sus tareas y olvidaron lo ocurrido pero a la mañana siguiente Pedro nuevamente hizo la misma travesura y paseó por el campo diciendo: “que viene el lobo” Otra vez los vecinos volvieron a intentar socorrer al campesino Pedro pero una vez hubieron llegado allí, no había nada, de nuevo Pedro, volvió a mentir.

Los campesinos cada vez estaban más mosqueados con la idea de que Pedro siempre les engañara y ellos emplearan su tiempo para ayudarlo en algo que finalmente no era verdad.

A la mañana siguiente Pedro se asustó muchísimo y es que el lobo se acercaba a lo lejos y venía a toda velocidad para comerse sus ovejas entonces gritó: “que viene el lobo”, “Socorro, viene el lobo” y ahora después de lo ocurrido, ningún campesino acudió en su ayuda y el lobo feroz finalmente, se comió todas las ovejas y así fue como Pedro aprendió la lección de que no se puede mentir y no volvió a hacerlo más.