Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información

El admirador de la biblioteca

7 de enero del 2017 Otros cuentos No hay comentarios

Cristina era una chica de 18 años muy estudiante, siempre había sacado unas muy buenas notas y ha tenido siempre una idea muy clara en su cabeza, quería llegar a ser una de las mejores arquitectas del mundo. Por ello se esforzaba día tras día para conseguir la nota que le permitiera entrar a una universidad de prestigio con el fín de empezar con buen pié en tan complicado mundo y es que haber estudiado en una de las universidades de arquitectura y diseño con nombre es la mejor manera de conseguir grandes proyectos.

Desde los 16 años Cristina había ...

Soñaron con una camiseta de marca

5 de marzo del 2016 Otros cuentos No hay comentarios

Había una vez dos niñas que habitaban en la ciudad de Buenos Aires, y las dos tenían un mismo sueño que no era otro que comprarse una camiseta de marca para lucir radiantes en la graduación de su colegio. Sin embargo, ninguna de las dos niñas tenían suficientes recursos para hacer frente a los costes de las propias camisetas.

A una de ellas, se le ocurrió la idea de realizar un sorteo de unos dibujos que ellas mismas harían y poder así, vender unos boletos con los que podrían, de venderlos todos ellos, hacerse con una sola camiseta. No ...

¡Papá, hay suficiente para que coman varios!

21 de diciembre del 2015 Otros cuentos No hay comentarios

Érase una vez una familia con grandes cantidades de riqueza, que tenía un palacio con montones de oro y más de 200 sirvientes que atendían a las hijas de esta familia perteneciente a la nobleza. Se trataba de una familia realmente popular, conocida de sobras entre sus vecinos, pero que no contaba con la aceptación de todo el mundo por tener un padre ciertamente poco comprensivo.

Eran tan ricos que no disponían de suficiente tiempo libre, en el que gastar tantísima riqueza, y el palacio en el cual vivían era tan enorme que había días en los que ...

El cuento de las verdaderas amigas

15 de septiembre del 2015 Otros cuentos No hay comentarios

Érase una vez una joven de instituto que se llamaba Cristina. Ella tenía 3 amigas muy especiales, Ana, Laura y María y esa noche quería estar con ellas celebrando su cumpleaños. Quería invitar a todo el mundo, pero sobre todo a ellas, que siempre están cuando las necesita.

Cuando esa mañana fue a clase, sin embargo, no las encontró por ninguna parte, tampoco respondían al teléfono, así que tendría que esperar a más tarde para hablar con ellas de su fiesta de cumpleaños ¡o se la iban a perder!

Esperaba que fuese una gran fiesta. Por eso iba ...

La carrera de Lupita

5 de agosto del 2015 Otros cuentos No hay comentarios

Érase una vez una pequeña niña llamada Lupita que era muy estudiosa, le encantaba hacer los deberes de clase y aprobaba todos los exámenes. Se llevaba estupendamente con sus amigas y le encantaba ir al colegio a aprender y a jugar.

 

 

Sin embargo, había algo de su colegio que no le gustaba tanto, ¡la clase de gimnasia! A Lupita le costaba mucho correr, porque tenía muy cortas las piernas y todas sus compañeras lo hacían mejor que ella. Lo peor eran los exámenes físicos, porque no conseguía dar vueltas al patio del colegio lo suficientemente rápido como ...

El cerdito invitado

7 de junio del 2015 Otros cuentos No hay comentarios

Érase una vez una familia de osos que vivía en una cabaña en el bosque. La familia estaba formada por la mamá osa, papá oso y tres hermanos ositos. Los hermanos tenían muchos amigos del colegio y siempre habían querido invitar a uno de ellos, cerdito, a dormir una noche en su cabaña.

   

Un día mamá osa y mamá cerdita organizaron una visita de cerdito a sus amigos, los hermanos ositos. Éstos se alegraron mucho de que por fin su gran amigo del colegio se iba a quedar con ellos a dormir.

Mamá cerdita dejó a su ...

Caperucita y las agujas de coser

1 de mayo del 2015 Otros cuentos No hay comentarios

La abuelita estaba muy preocupada. Caperucita hacía días que no le traía pasteles y sus agujas de coser, con las que le preparaba esas chaquetas de punto que tanto le gustaban, también habían desaparecido.

 

 

Caperucita era una niña valiente y sabía cuidarse por sí misma, pero las agujas de coser ¡eso era otra cosa! Ella las heredó de su madre y ésta a su vez de su madre y así hasta que la historia tiene recuerdos.

La abuelita llamó al leñador y le contó lo sucedido, quien se mostró, como siempre, dispuesto a ayudar lo máximo posible. ...