Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

No debes de decir mentiras

» » No debes de decir mentiras

Nadia era una niña muy extrovertida, tenía muchos amigos, siempre estaba acompañada por ellos, le gustaba mucho ir a la escuela, Juanita, su mejor amiga siempre la invitaba a dormir en su casa, se divertían mucho jugando y platicando toda la noche, un día Juanita le preguntó a Nadie cuál era la razón por la que nunca la invitaba ella a su casa, cuando Juanita siempre lo hacía, Nadie le comentó que sus papás viajaban mucho por cuestiones de negocios, ya que para ser tan exitosos como lo eran sus padres, tenían que viajar mucho, que no tenían tiempo y que muchas veces ella se quedaba a dormir en casa de sus abuelos o de sus primos porque sus papás no estaban, Juanita lo entendió y le dijo que no había problema, que esperaba que en alguna ocasión pudieran hacerlo.

La mamá de Nadia, una señora muy humilde, amaba a su hija, se esforzaba mucho porque tuviera diario algo de comer, le lavaba con mucho cuidado y dedicación su uniforme para que lo llevara impecable a la escuela todos los días.

Su padre, trabajaba de herrero, muy cerca de su colonia, un día su padre perdió su trabajo debido a que no podía hacerlo bien ya que a pesar de su corta edad, era un hombre muy cansado y enfermo por tanto trabajar para mantener a su pequeña familia, así que la mamá de Nadia decidió ir a buscar trabajo y lo encontró, comenzó a hacer la limpieza de una casa.

Un día Nadia se fue a dormir a casa de su amiga Juanita, lo que no sabía era que su mamá estaría ahí, limpiando, su madre la saludo sin pena, pero Nadie no sabía qué hacer ni donde esconderse ya que habían descubierto su mentira, Juanita se enojó mucho con ella por mentirle de esa manera y por hacer sentir mal a su madre, quien sólo se esforzaba para darle una buena vida, Nadia se sentía muy mal, lamentablemente perdió la confianza de su mejor amiga por haber mentido tanto, pero le juró que desde ese momento jamás lo volvería a hacer, así que decidió decirles la verdad también a sus compañeros, porque se había dado cuenta que no había sido buena amiga con nadie.