Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

María va a la escuela por primera vez

» » María va a la escuela por primera vez

Nuestra jóven protagonista se llama María y es una niña muy muy pequeña a la que le encanta colorear los personajes favoritos de sus cuentos. María es una niña generalmente buena, aunque claro… como todos los niños y niñas de su edad tienen sus momentos de hacer travesuras. Aunque lo que María no sabe es que pronto va a vivir la mas grande de todas las aventuras, irá por primera vez a la escuela.

 

Pasaron los días de forma casi desapercibida para nuestra protagonista, poco a poco el gran día en que iría por primera vez a la escuela se iba acercando. Cuando sus padres lo creyeron oportuno le dijeron a María que pronto empezaría a ir a un lugar donde había muchos niños de su edad con los que podría jugar ademas de aprender muchísimo.

A María esto no le gusto nada pues ella no se quería separarse de sus padres ni tampoco dejar de pintar a todos sus personajes favoritos.

  • ¿Pero María porque lloras? Dijo su padre preocupado
  • Papi, yo no quiero ir, ademas me da miedo que se rían de mí. Respondio María
  • Cielo, eso no pasara… todos son muy simpáticos, yo fui a conocerlos y son muy buenos.
  • Aún así me da mucho miedo y no quiero ir! Dijo la pequeña María entre sollozos y suspitos…

El día se hizo quizás mas largo que de costumbre tras conocer la noticia, ella pensaba que no estaría preparada… ademas, ¡porque tengo que salir de mi casa cuando aquí estoy tan bien! Penso ella …

El día tan temido llegó, entre llantos María se separo de sus padres para entrar a la que desde ese día sería su nueva estancia por unas horas al día… Tic Tac Tic Tac… escuchaba el gran reloj que se encontraba muy cerca de ella como pasaba lentamente, parecía que cada segundo era una eternidad lejos de sus padres.

Lo que María no sabía es que pronto su concepción sobre lo que era la escuela iba a cambiar radicalmente cuando conociera a su nueva profesora, una mujer jovial a la que le encanta jugar y hacer reír con juegos muy chulos.

El día acabo, y sus padres regresaron a la escuela algo preocupados por como habrá pasado la jornada en la escuela… todas las dudas se disiparon súbitamente cuando la pequeña de la familia salió sonriendo de la escuela gritando… ¡Papi, Mami … quiero venir mucho aquí¡

Autor: Juan Muñoz Artero para cuentoscorts.mx