Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Los tres cerditos

» » Los tres cerditos

Había una vez tres cerditos muy simpáticos a los que les gustaba mucho jugar en los prados y estar con otros cerditos. Un día decidieron construirse cada uno su propia casa para así protegerse de la lluvia, el frío y todos los peligros que allí acechaban sobre todo, de un malvado lobo que decían todos, quería comerse todos los cerditos.

Tocinete, que era el más pequeño de los tres, hizo una casa de paja para terminar deprisa y así irse a jugar con el resto de cerditos que era lo que más deseaba en el mundo dado que era muy juguetón.

Jamoncín que era el mediano de los tres cerditos, decidió hacer una casa de madera porque sabía que si la hacía como su hermano más pequeño, Tocinete, el viento o la lluvia podría derribar la casa. Aún así, hizo la casa muy deprisa para poder reunirse con el resto de cerditos y divertirse.

A diferencia de sus dos hermanos Cochinín, que era el mayor de los tres, quería hacer una casa que resistiera todo lo que se pusiera en su camino de esa forma, no tendría por qué preocuparse cuando estuviera fuera de ella ni tampoco cuando se quedara a dormir en la casa así que, decidió hacer una casa de ladrillo que era el material más resistente que conocía.

Un buen día el lobo encontró a los tres cerditos y salieron huyendo de él para meterse en la casa de paja, la de Tocinete, pero el lobo malvado la derribó de un solo soplo ya que la paja es un material muy ligero.

Lo mismo pasó con la casa de Jamoncín, la cual no fue ningún problema para el temido lobo ya que aunque tuvo que soplar mas fuerte esto no supuso ningún problema para este hambriento lobo. Sin embargo, la casa de Cochinín, al ser de ladrillo, esta no pudo ser derribada por el lobo por mucho que sopló  y así fue como los tres cerditos vivieron felices y los hermanos cochinillos mas pequeños aprendieron la lección.

Valores en los tres cerditos

En el cuento de los tres cerditos se hace especial incidencia en el valor fundamental del trabajo, como el trabajo duro es recompensado en la vida. Prueba clara de ello es ver como las casas de los dos cerditos menores son derribadas con facilidad por el lobo feroz, mientras que la casa del cerdito mayor hecha con ladrillos se mantiene en pie.

Información sobre los tres cerditos

Este cuento es realmente una fábula, o lo que es lo mismo una historieta cuyos protagonistas son animales personificados (con características humanas). Su origen no esta claro, aunque según data es mínimo del siglo XVIII creyéndose incluso mas antiguo.

Realmente esta fábula estaba un poco olvidada, pero gracias a Walt Disney que realizo un corto espectacular sobre “Los 3 cerditos” adquirió una gran fama mundial. En parte de sudamerica a los tres cerditos se le conoce comúnmente como el cuento de los tres cochinillos.