Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La gata minina

» » La gata minina

Había una vez un reino muy rico y próspero el cual era gobernado por un apuesto e inteligente príncipe. Todas las chicas del reino querían ser las elegidas por él para ser su futura esposa, sin embargo, el príncipe parecía no mostrar interés por ninguna de ellas y sólo dedicaba sus horas a jugar con su gatita Minina.

 

Un día, estaba jugando con su gatita y dijo en voz alta mirando a Minina “Ojalá fueras persona, pues si así fuera me casaría contigo sin dudarlo” . Aunque dijo esta frase como quien pide un imposible, en ese preciso momento apareció el Hada de los Deseos, la cual estaba muy atenta a cumplir todos los deseos de la gente siempre que tuvieran buen corazón.

Ante los ojos sorprendidos del príncipe, el hada le dijo “Si de verdad lo deseas, haré tu sueño realidad”, e inmediatamente, la gata Minina pasó a ser una preciosa mujer. Sus patas de gato se habían convertido en dos largas y esbeltas piernas, sus ojos felinos habían dado paso a unos preciosos ojos verdes y su cola se había esfumado para siempre.

Al verla, el impresionado príncipe, tal y como lo había dicho preparó todo para casarse con ella a la máxima brevedad.

Llegado el día de la boda, miles de invitados llegaron de todas partes del reino. Cuando estaba todo listo y la felicidad era la nota predominante, ocurrió un hecho imprevisto por todos. En el momento de decir “Sí, quiero” pasó por la ceremonia un pequeño ratón, a lo cual, la princesa no pudo contener su antiguo instinto felino y salió corriendo detrás de él, dejando al príncipe plantado.

El príncipe, entendió entonces que hay que tener cuidado con los deseos puesto que además de haber perdido a su futura mujer había perdido su mejor amiga, la gata Minina.

Este cuento es una versión del cuento clásico La gata encantada ...