Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Gulliver en Liliput

» » Gulliver en Liliput

Gulliver viajaba en un bonito velero hasta que al llegar a las aguas de las Indias orientales lo alcanzó una tempestad que empezó a zarandear el barco hasta que finalmente acabó hundiéndose, por lo que toda la tripulación tuvo que intentar salvar su vida.

Gulliver seguía nadando pero le empezaron a fallar las fuerzas hasta que de repente tuvo la suerte de acabar en una playa y se sintió salvado. Al llegar a la arena se quedó completamente dormido sin preocuparse por dónde se encontraba.

El caso es que estaba en Liliput, un lugar donde tanto los hombres como los animales y las plantas tenían un tamaño muy reducido. Cuando los habitantes vieron a Gulliver se asustaron y fueron a la playa así que decidieron atarlo por miedo a que fuese peligroso.

De repente, Gulliver se despertó y pudo ver que estaba rodeado por cuerdas y personajes pequeños. Sin mucho esfuerzo consiguió levantarse y hacer que se soltasen todas las cuerdas, por lo que los habitantes empezaron a sentir mucho miedo. Al ver la situación, Gulliver comenzó a reírse y eso quizás fue lo que hizo que los liliputienses perdiesen parte de su miedo y se acercasen poco a poco a él.

Finalmente se pudieron dar cuenta de que se trataba de un buen hombre y decidieron traerle comida y bebida. Poco a poco fueron entablando una buena amistad hasta que finalmente le comentaron que estaban en guerra con los enanos de un país vecino.

Fue entonces cuando el rey le pidió que les ayudase con sus enemigos. Gulliver decidió ayudarlos y acabó con su flota sin apenas esfuerzo. Cuando ya demostró su poder les dijo que se rindiesen si no quería morir. El ejército decidió rendirse y de esta forma se acabaron las guerras para siempre.