Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

El regalo de Pepito

» » El regalo de Pepito

Había una vez un chico joven llamado Pepito que adoraba los juguetes. Como a todos los niños de su edad Pepito era un fanático de los juguetes y le encantaba jugar a todas horas por eso siempre estaba pendiente de las fiestas de cumpleaños y de los días de Navidad.

En Navidad sobre todo, Pepito estaba especialmente nervioso porque sus padres compraban los regalos con mucha anterioridad y en esta ocasión, aún viendo que las fechas estaban muy próximas y la Navidad estaba a punto de llegar, sus padres no habían comprado nada porque estaban muy ocupados.

El mismo día de Navidad el padre de Pepito llegó con los regalos y los escondió muy bien para que su hijo Pepito no lo encontrase pero en esta ocasión el chico lo tenía todo muy planeado y su nerviosismo le había llevado a hacer todo lo posible para averiguar que le habían regalado sus padres por anticipado.

Cuando sus padres se acostaron Pepito fue a mirar los regalos para ello, cogió tres sillas que apiló una encima de otras para poder llegar a su objetivo: el regalo de sus padres. Sin embargo, aunque Pepito llegó a alcanzar el regalo cuando fue a bajar de la silla se cayó rompiéndose varios huesos. Al día siguiente el joven y travieso Pepito despertó en el hospital gravemente herido y con el regalo destrozado de esta manera, Pepito descubrió que era mucho mejor esperar a que las cosas llegaran cuando tienen que llegar.

Ver web original del cuento