Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

El gran deseo de Luisa

» » El gran deseo de Luisa

En un país lejano conocido como Tristonia casi todos sus habitantes eran pobres, tan pobres que muchos de ellos no podían tener ni 2 calzados diferentes para poder salir, ir a la escuela o jugar al fútbol.

Una de las características de este reino es que debido a la pobreza de casi todos sus habitantes siempre estaban tristes, no obstante en la mente de todos estaba la bondad ya que cada año para celebrar el nuevo año una poderosa hada emergía del fondo del mar para conceder un deseo al habitante con mejor corazón de este país, este deseo no podía ser “Ser rico” pero si por ejemplo “Tener bonita ropa”.

 

 

A lo largo de los días cada uno de los habitantes del pueblo hacia las mejores acciones que podía para ayudar a los demás, además así podrían ganar un estupendo deseo con el que salir de la pobreza. Desde la persona mayor hasta la persona mas pequeña hacía con ímpetu por los demás lo que le gustaría que hiciesen por el.

Este año la decisión de la poderosa hada sería mas difícil de lo normal pues todos los habitantes estaban haciendo sus mejores acciones, entre ellas Luisa, una humilde campesina que daba casi toda la comida que daban sus áridos campos para el resto de habitantes del pueblo quedándose únicamente para comer un churrusco de pan. Pero no solo hasta ahí llegaba a dar de corazón, sino que entre los pequeños e inesperados habitantes de su casa compartía el pequeño trozo de pan que se quedaba tras compartir con el resto del pueblo todo lo cultivado.

Lo que Luisa no sabía es que a entre la pequeña familia de ratoncitos blancos que tenía alimentando en su casa se encontraba la poderosa hada disfrazada de ratón para así poder ver hasta donde alcanzaba su bondad. No solo les daba de comer sino que durante el frío invierto también les cosió una bonita de cama que pudo conseguir de deshilar sus dos calcetines  … algo que sin duda conmovió a la hada mágica.

La fecha por fin llego, y todos acudieron a la plaza del pueblo como era costumbre para así poder saber quien sería el ganador de este año. Este año el hada se hizo tardar un poco mas de lo habitual en aparecer pero vino como era costumbre … Tras pensarlo detenidamente durante un largo rato decidió que el deseo sería para la joven luisa ya que su corazón era inmenso.

El deseo de Luisa fue algo que a todos los vecinos del pueblo conmovió, incluso hasta el hada “Quiero tener mucha mas tierra para así poder sembrar mas comida y compartirla con todos -Dijo Luisa como deseo. Ante este deseo el hada decidió que no solo se lo condecería sino que ademas le daría otro deseo (cosa que hasta ese momento nunca había pasado pues todos los deseos de los anteriores ganadores habían sido muy egoístas).

Así fue como la bondad salida de corazón de Luisa fue gratamente recompensada, ya que las acciones que se realizan de corazón sin conseguir un regalo como recompensa son mas gratificantes. Colorin Colorado este cuento se a acabado …. 

Escrito por Juan F. Muñoz Artero