Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

El descuido de Javier

» » El descuido de Javier

Javier era un niño muy tierno, tenía tan solo 5 años de edad, era muy querido por su familia, el primer hijo y primer nietos, era el niño consentido de la familia, sus padres estaban muy felices de tenerlo, al fin, después de tanto tiempo, había llegado, después de tanta espera, estaba ahí, era un niño muy activo, le encantaba ir al parque por las tardes y su madre lo llevaba diario a jugar, jugaba con sus vecinos, le gustaba mucho subirse a un puente pequeño para niños que estaba justo en medio de todos los juegos del parque.

Un día como cualquiera, Susana, su madre, lo llevó al parque, se tomó un momento para ella, y se sentó en una banca a leer un ato un libro, al terminar el capitulo que leía, caminó hacia el puente a ver a su hijo, pero el ya no estaba, había desaparecido, lo buscó por todo el parque llamó a la policía en ese momento, no podía ser que su pequeño no estuviera, lo buscaron por todos lados, la familia de Javier lo buscó por todos lados, revisaron cada cámara cercana al parque y a sus alrededores, lo vieron salir del parque, solo caminando, hasta que llegó a un lugar donde ya no habían cámaras.

Pasaron días y seguían sin saber nada de él, hasta que de pronto, un día, de la nada alguien llamó a su puerta, era una joven de apariencia humilde tenía a Javier tomado de su mano, la familia del pequeño quería denunciarla en ese instante, pero el niño se veía bien, “no encontraba su casa, el no sabía explicarme como llegar aquí, busque en varias calles cerca de donde lo encontré hasta que hoy pasamos por esta calle y me dijo que aquí vivía”, resulta que Javier estaba siguiendo a un perrito que se encontró en el parque y al no ver a su mamá cerca, decidió seguirlo incluso cuando se salió del parque, la joven que lo llevaba lo encontró a unas cuadras del parque, e intento llevarlo con sus padres pero no los encontró, al caer la noche, decidió llevárselo a su casa para que pudieran descansar y seguir buscando al otro día; le agradecieron mucho, pues les devolvieron a su amado hijo, todo cambió desde ese día, pues se dieron cuenta que una distracción así, podría terminar en algo indeseable.