Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

El coche eléctrico de papá

» » El coche eléctrico de papá

Marta era una niña de 9 años que asistía a diario al colegio de su localidad con afán por aprender cosas nuevas, le encantaban todas las asignaturas pero especialmente las relacionadas con el medio ambiente pues aparte del colegio lo que mas le gustaba era pasear por el campo.

Un día mientras estaba en clase en clase de conocimiento del medio, su profesora dijo una cosa que no le dejaría descansar bien durante un largo tiempo y era que como causa de la contaminación causada por el hombre debido sobre todo a fábricas y vehículos el ecosistema se estaba degradando poco a poco haciendo que subiese la temperatura global y que con ello muchos animales estuviesen a punto de desaparecer.

 

Desde que maría tuvo constancia de esta noticia se volvió mucho mas responsable con asuntos relacionados con la naturaleza, para comenzar pidió a sus padres que reciclasen en casa las latas, el plástico y el papel separandolo todo en su respectivo contenedor. Pero no solo quedo en eso, también les pidió a sus papas que cambiasen el coche por un coche eléctrico para que contaminase menos pues hay que mirar por el medio rural. Ante la preocupación de Marta, sus padres comenzaron a reciclar pero le explicaron que los coches eléctricos eran muy caros para poder comprar uno pues su presupuesto anual era escaso y apenas podían ahorrar nada.

Esta noticia sinceramente entristeció a Marta, pero no se dio por vencida pues sabía de alguien que le ayudaría si se lo pedía. Dos semanas mas tarde fueron a visitar a los abuelos, y Marta como siempre se puso muy contenta por ver a su abuelito José pues lo quería mucho.

Estando ya sentados a la mesa, Marta le dijo a su abuelo que estaba muy preocupada por la contaminación que azota al mundo actual, y que deseaba con todas sus fuerzas que sus padres cambiasen su antiguo coche por uno moderno eléctrico. El abuelo, se quedo algo sorprendido por como una niña de tan poca edad estaba comprometida por una causa tan firme como es la contaminación en el mundo. José sorprendido ese mismo día le dijo a Marta que no se preocupase, que les ayudaría a comprarse el tan codiciado coche eléctrico pero que a cambió debería mantenerlo en secreto pues sería el regalo de cumpleaños de su hijo.

Pasaron los meses, y tal como prometió el abuelo compro a su hijo un flamante coche eléctrico de color blanco que relucía desde lejos. Se presento en casa de su hijo para celebrar su cumpleaños, y ahí se lo entrego como su regalo de cumpleaños.

No solo había ayudado a que la familia cambiase a un coche mas moderno, sino que ademas ayudaba a colaborar con el medio ambiente y eso hacia muy feliz a su nieta por lo que el abuelo estaba el doble de feliz.