Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Cuento del muñeco de nieve

» » Cuento del muñeco de nieve

Había una vez un vecindario en una parte de la ciudad de Nueva York que se destacaba por la amabilidad que tenían todos sus habitantes. Sin embargo, a esta tranquila comunidad llegó una nueva familia cuyos hijos habían sido expulsados del colegio por ser unos villanos.

Los días previos al día de Navidad Esteban, un conocido vecino de la comunidad, estaba haciendo el muñeco de nieve que todos los años se esmeraba en hacer para que así, su jardín y su portal luciera como ningún otro de los que encontrábamos paseando por la ciudad. Cuando ya tenía su muñeco de nieve terminado, Estaban se retiró a descansar en su sofá para resguardase del frío. Sin embargo, cuando a la mañana siguiente se asomó para ver su obra Esteban se dio cuenta de que el muñeco de nieve no solo no estaba sino que habían destrozado buena parte de su portal.

¿Qué ha pasado aquí? -preguntó Esteban indignado- Los chicos nuevos se habían acercado a destrozar el muñeco de nieve para que por una vez en su vida, Esteban no pudiera disfrutar de la Navidad como hacía cada año. Esteban se enfureció y fue a casa de esos chicos para advertir a sus padres de lo que habían hecho y de lo mal que estaba su acto.

Cuando Esteban llegó a casa de los chicos éstos, se estaban preparando para salir a una fiesta de bienvenida de nuevos jóvenes en la ciudad con la que estaban muy entusiasmados ya que así podrían conocer gente y reunirse con personas de su edad.

La madre escuchó detenidamente a Esteban y se dio cuenta de que sus hijos no se estaban portando bien nada más llegar a la ciudad entonces, decieió poner un castigo a sus dos hijos durante un mes sin salir de casa y así se quedaron tristes y aburridos durante todo este tiempo en una nueva ciudad sin conocer a nadie.