Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Cuento del castigo del mercader

» » Cuento del castigo del mercader

Había una vez un comerciante muy malhumorado que siempre estaba intentando sacar el mayor beneficio de las cosas sin gastar nada de dinero. Cuando leemos esto tal vez pensemos que es lo mejor que pueden hacer las personas pues, si consigues mucho y gastas poco, viene mucho mejor para nuestro bolsillo pero en cambio el comerciante, no miraba nada positivo de lo que compraba y simplemente, quería ahorrar el mayor dinero posible.

El comerciante era conocido en todo el pueblo por los habitantes que siempre le veían de mercado en mercado tratando conseguir lo más barato. El mercader no es que necesitara dinero ni mucho menos, es más se caracterizaba por ser un hombre muy rico y de grandes galas y todos sabían la buena cantidad de dinero que poseía.  Un buen día el mercader fue al mercado por la mañana para ver qué podía comprar para comer en ese mes.

Él quería algo rico y con mucho volumen pero que por supuesto, no le costara muy caro. Aquella mañana al mercader le ofrecieron un jamón muy barato y a éste, se le iluminaron los ojos pues podría comer algo tan rico como jamón pero sin gastar grandes cantidades de dinero, ¡tal y como él quería!

El mercader además, se comportó muy mal con quien le había dado el jamón pues le dijo que él buscaba lo más barato que hubiera y esa era su gran compra y negocio del mes. Al llegar a casa, el mercader se cortó un buen trozo de jamón para llevárselo a la boca cuando de repente sintió un ardor muy profundo en su barriga que no le dejaba casi moverse.

Cuando estaba retorcido en el suelo su mujer se acercó a él para preguntarle que le pasaba y qué había comido y él le dijo que se había comprado un jamón muy barato en el mercado para ahorrar el máximo dinero posible. Sin más, su mujer le contestó, “eso para que aprendas que no puedes estar comprando cosas tan baratas que al final te salen muy caras”

Y de esta manera, el mercader aprendió la lección de que las cosas que compramos muy baratas al final nos pueden salir muy malas y jugarnos una mala pasada.